315-649-4612

El trámite es peor que la enfermedad

El trámite es peor que la enfermedad

Diana Salazar es una de las usuarias que a diario lucha contra el sistema de salud, desde que le diagnosticaron problemas en la tiroides. Al llevar los exámenes a una nueva cita con el médico general este la remitió a un internista y este le repitió los exámenes, pero después de tres citas, aun no la ha remitido al endocrinólogo. Los múltiples síntomas cada día deterioran la salud de Diana y a la fecha, después de más de 15 meses, está peleando con la empresa prestadora de salud Nueva EPS.

 

Conseguir una cita oportuna con un médico general es un trámite que tiene sus complicaciones, pero peor es el drama que deben afrontar quienes aspiran que su EPS les asigne una cita con un especialista.

Para entender la tramitología, la encargada de la oficina de Sistema de Información y Atención al Usuario SIAU, de la EPS Dusakawi, Yaneris Araújo, explicó los procedimientos que debe realizar un paciente para obtener la cita con el especialista de cualquier área de la medicina.

1-El usuario debe solicitar una cita con medicina general, generalmente se hace a través de call center, donde le asignan la hora, fecha y médico.

2- Luego que el médico general lo valora, ordena una serie de exámenes para verificar el estado de salud del paciente y si este requiere el diagnóstico de un médico especializado, dependiendo los resultados de los exámenes realizados.

3- El médico general, le da la remisión para el especialista y dependiendo la Ips donde sea atendido, le explica al paciente que debe ir a su EPS a tramitar la autorización.

4-Luego que consigue la autorización, que debe indicar en qué clínica, fundación o Ips atiende el especialista.

5-Debe apartar la cita en estos lugares, para que lo vea el galeno que requiere valorarlo para optimizar su estado de salud.

Los pacientes llevan la remisión a sus EPS para que les autoricen y en algunos casos la tienen que dejar, les indican que debe volver en 15 días o un mes y le dan un código. Pero se vencen las fechas dispuestas para ese servicio que generalmente tienen una duración de 60 a 90 días. La duración de ese proceso es variable, es un trámite engorroso según declararon los usuarios de las distintas EPS existentes en Valledupar.

A pesar de que la ley estatutaria en la que la salud pasó a ser un derecho fundamental ya completa los 18 meses de su aprobación, son comunes los casos en que mueren pacientes esperando una oportuna atención médica especializada. Y si no se quejan ante la Defensoría del Paciente, la Superintendencia de Salud o ponen una tutela, no logran la prestación de un servicio al que tienen derecho, un servicio por el que pagan en el caso de régimen contributivo y un servicio del que depende su vida.

Fernando Moreno, coordinador de la Oficina de Atención a los Usuarios de la Secretaria de Salud del Cesar, indicó que en el primer semestre de este año ha recibido 800 quejas formales de usuarios con problemas en la prestación de los servicios de salud y agregó que han brindado acompañamiento y asesoría a cerca de 3.000 pacientes más.

El funcionario precisó que cerca del 40% de los casos tramitados han sido resueltos y la mayoría tienen que ver con citas con especialistas, cirugías y entrega de medicamentos. Además advierte que la ley ordena asignar una cita de medicina general en tres días máximo “y más o menos cumplen”.

Marina Quintero es uno de esos cientos de usuarios que llegan a la Secretaría de Salud Departamental en busca de asesoría.

“A mí ya me atendió el reumatólogo, me mandó un tratamiento y nuevos exámenes, pero al solicitar la cita para después de tres meses, resulta que me dice la secretaria que ya no tiene agenda, que cerró la agenda y este dolor de la artritis es terrible, vea no solo porque me vea el médico sino por el medicamento que debo tomarme ya se me acabó y solo él me lo puede recetar”.

Como Diana Salazar y Marina Quintero son muchos los usuarios que a diario acuden en busca de ayuda de las entidades de control y de justicia para con tutelas y otros procesos jurídicos acceder a los servicios de salud.

Entre tanto, Aldemar Carrascal presidente de Sintrasaludcol (Sindicato Nacional de trabajadores de la Salud en Colombia) seccional Cesar, dijo que la atención en salud a los pacientes es crítica porque hay muchas barreras de contención con las EPS que no le pagan a las Ips y estas a su vez suspenden el servicio.

Según Carrascal, otras EPS se escudan en que el gobierno no gira los recursos del Fosyga y al final los más perjudicados terminan siendo los usuarios.

Por eso los reclamos no paran. La Superintendencia de Salud reportó que durante el 2015 recibió 96.834 quejas por restricción en el acceso a la atención en salud de los colombianos.

En relación con las citas con especialistas, el presidente de Sintrasaludcol indicó que las demoras son porque las EPS además de no contar con médicos especialistas suficientes, los pocos existentes se niegan a seguir prestando el servicio. “Quien va a querer seguir trabajando si le deben 400 millones de pesos”, dijo Carrascal.

Agregó que otro de los grandes problemas del sistema de salud es la demora en la entrega de los medicamentos, no se hace a tiempo, ya que las empresas que los distribuyen no se los despachan ante la falta de pago. “Y tampoco hacen cirugías ni exámenes diagnósticos y de rayos X o de laboratorio porque todo el mundo le debe a todo el mundo”, añadió.

EL PILÓN conoció que en Valledupar los especialistas que más escasean son: endocrinólogos, oncólogos, gastroenterólogos, neumólogos, especialmente en el área pediátrica.

Nueva reforma a la salud

Según los avances de la Ley Estatutaria de Salud la 1751 de 2015, el Ministerio de Salud inició la implementación de un nuevo Modelo Integral de Atención en Salud, MIAS.

El centro de este nuevo modelo es el paciente y para lograrlo la prevención jugará un papel primordial. La idea es evitar que la gente solo acuda al hospital cuando tiene grandes complicaciones, que son las que le más cuestan al sistema, sino hacer promoción en salud para prevenir las enfermedades.

Las EPS e IPS, por lo tanto, deben contar con equipos multidisciplinarios que conozcan los principales problemas de la comunidad que atienden, y realizar las distintas campañas de promoción y prevención. Esto pretende atacar a tiempo enfermedades, como las crónicas, entre las que están la diabetes, la hipertensión y las enfermedades coronarias que se pueden prevenir con cambios en el estilo de vida.

El otro gran pilar es la atención integrada. Hoy los pacientes gastan casi la mitad del tiempo de un tratamiento a la espera de que les sea autorizado. De hecho, las autorizaciones médicas son uno de los grandes problemas del actual sistema de salud.

El otro gran cambio será cerrar las brechas de inequidad que existen en el modelo actual entre la zona central y la periferia. Como en territorios dispersos como la alta Guajira, Guainía y Chocó, entre otros.

Por el momento, MIAS se encuentra en etapa de implementación en municipios de La Guajira, Guainía, Choco, Bogotá y San Andrés, sin embargo se espera que al finalizar el 2016 opere en todo el país. Según el documento del Ministerio, este nuevo modelo abre las puertas para que el servicio sea más individualizado y humano y tenga una mejor calidad, el reto es de las EPS adaptarse a este nuevo modelo.

El coordinador de la Oficina de Atención a los Usuarios de la Secretaria de Salud del Cesar, Fernando Moreno, indicó que en el primer semestre de este año ha recibido 800 quejas formales de usuarios con problemas en la prestación de los servicios de salud y agregó que han brindado acompañamiento y asesoría a cerca de 3.000 pacientes más.

 

Tomado de El Pilon